La Región de Coquimbo es la que ha ganado más habitantes en todo el país, mientras lo contrario ocurre en Antofagasta, Tarapacá y Atacama. La zona metropolitana está entre las que pierde residentes.

La Región Metropolitana (RM) es la que tiene la mayor cantidad de habitantes: 7.112.808 personas. El 40,5% de la población total del país vive en esta región.

Sin embargo, es una de las zonas del país de la que se va más gente: en la Región Metropolitana dejaron de residir 68.194 personas entre 2012 y 2017, según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

¿Adónde se fueron?
De acuerdo con información elaborada por el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) en base al último Censo, hay tres regiones que concentran a los migrantes internos: Coquimbo, Valparaíso y el Maule.

Los atributos de Coquimbo
¿Qué tienen de especial Coquimbo, Valparaíso y el Maule en comparación con otros lugares del país?

El caso de Coquimbo despierta más dudas. Es la región que tiene la menor tasa de participación laboral y  atención médica, y la mayor tasa de desocupación, según la Encuesta de Caracterización Socioeconómica Nacional (Casen) del 2017.
Tasa migración neta Migración neta en regiones de Chile.

La tasa de migración neta corresponde a la diferencia entre la tasa de inmigración y la tasa de emigración, que da como resultado la cantidad de migrantes que hay en una región por cada mil de sus habitantes.

Cercanía con Santiago
“Efectivamente en términos de salud tiene ciertos rezagos, pero ojo, estás a una hora de Santiago en avión y a cinco horas en auto”, dice Arturo Orellana, académico del Instituto de Estudios Urbanos y Territoriales de la Pontificia
Universidad Católica de Chile (Ieut).

Orellana explica que la decisión de irse a vivir a la Región de Coquimbo no depende necesariamente de las condiciones de salud del lugar, debido a que el desarrollo de la infraestructura de La Serena, en particular, permite “estar conectado” con los servicios de salud que ofrece Santiago.

En ese sentido, afirma que para la gente de mayor edad resulta “atractivo” irse a vivir allá debido a la creciente conectividad con la capital. De hecho, agrega que La Serena y Coquimbo, por ejemplo, son ciudades que empiezan a ser
consideradas como opciones de segunda residencia para las personas de edad más avanzada por las condiciones climáticas que presenta la región.

“No depende exclusivamente de las condiciones laborales de la región. Mucha gente decide, en una época de su vida ya jubilada, que es un buen lugar para vivir por el clima y la naturaleza”, afirma el investigador del Ieut.